Facebook Twitter Google+ E-Mail

Cuando falta el profesor

Cuando falta el profesor y no hiciste la tarea se siente un alivio tan grande, una alegría indescriptible, que no queda otra más que ponerse a bailar un baile alegre y feliz; bien al estilo María Elena Fuseneco. Si me habrá pasado a mi cuando era más joven!

Cuando falta el profesor