Facebook Twitter Google+ E-Mail

Paradoja de Pinocho, humor

Pobre niño, no podía dormir, es así que le pidió a su padre, no que le cuente un cuento de las buenas noches, sino que le contara una paradoja de las buenas noches. Pobre santo, no sabe lo que le espera; una noche llena de sufrimientos y martirios. Pero creo que al final se queda dormido, jajaja!

Paradoja de Pinocho, humor